martes, 20 de diciembre de 2016

PARA QUE LA MUERTE NO TE ALCANCE!



             

1 Samuel 23:14

David se quedó a vivir en unas fortalezas que había en el desierto de Zif, y aunque Saúl lo buscaba todos los días, DIOS NO LO PUSO EN SUS MANOS!!!

Aunque Saúl lo buscaba TODOS LOS DÍAS, DIOS NO LO PUSO EN SUS MANOS.

El diablo nos busca todos los días, algunas veces nos damos cuenta otras no, pero él no deja de hacerlo, él anda como león buscándonos, él quiere destruirnos, él quiere arruinarnos, él quiere callarnos para siempre.

Juan 12:9- Entonces la gran multitud de judíos se enteró de que Jesús estaba allí; y vinieron no sólo por causa de Jesús, sino también por ver a Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. 10- Pero los principales sacerdotes resolvieron matar también a Lázaro; 11- porque por causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús.

Satanás buscaba a Lázaro todos los  días, como a David, para matarlo! ¿Por qué? Porque él era un testimonio de la Gloria de Dios que hablaba, y caminaba!!
Porque ya no venían por causa de Jesús sino también de Lázaro, que era el testimonio Vivo.
También ya no querían matar a Jesús sino callar para siempre a Lázaro, ¿Por qué? Porque por su causa muchos de los Judíos se apartaban del fariseísmo y creían en Jesús.
·         
 Y Cuando por causa tuya muchos se aparten de la hipocresía de la religión y crean a Jesús, Satanás te buscará todos los días a fin de encontrarte y darte muerte! bueno eso es lo que él creerá que hará contigo!
Dice que aunque Saúl lo buscaba todos los días, pero Dios no lo puso en sus manos!

Dios no puso a Lázaro en manos de aquellos que lo buscaban para matarlo, estando muy al alcance de ellos!
Dios no puso en las manos de los que buscaban a Pablo, aunque conjuraron y se apostaron a la puerta de la ciudad esperando la salida de Pablo, DIOS no lo puso en manos de ellos.
 Y por qué querían matarlo, porque en seguida predico a Jesús!
Hechos 9: 23-Pasados muchos Días, los Judíos consultaron entre Sí para matarle; 24-pero sus asechanzas fueron conocidas por Saulo. Y guardaban aun las puertas de la ciudad de Día y de noche para matarle.
QUE ESPERAS PARA PREDICAR A JESÚS?? Será que por miedo no lo hacemos???
Volviendo al tema.
·         Será que David no era encontrado por Saúl que lo buscaba todos los días, a causa de las buenas fortalezas que había en el desierto de Zif,  o porqué Dios no lo puso en sus manos??

  • Dios es el único que puede ponerte a merced del enemigo o salvarte de él.

·         Sabiendo esta poderosa verdad, hoy tememos más al diablo que a DIOS.
Faltamos en cuanto a la Confianza a esta Verdad.

En el versículo 15 dice que David tenía miedo de Saúl. Dios estaba procesando a David, en el desierto. 
El que fue el vencedor de Goliat, no estaba aún preparado para reinar sobre los hombres.

Hay algunos tipos de personas a los que tú les tienes miedo, y hay otras a las que puedes poner en su lugar sin problemas, ¿por qué? 
Hay algunos tipos de personas que te intimidan y otras con las cuales puedes tratar sin problemas.

Si David había vencido a este gigante porque tenía miedo de un hombre común como Saúl?
  • Porque David estaba en el proceso de entender principios en el reino de Dios, para reinar, par a gobernar.

Por ejemplo:
  1.  ¿Qué haces tú, cuando quien te persigue tiene un Manto, tiene una autoridad?
  2.   ¿Cómo sometes tú, tu fuerza y tu capacidad para vencer a esa persona y situación a la Voluntad de Dios 
  3.  ¿Cómo haces para no cansarte en medio de esa continua búsqueda de Satanás para matarte, y no rendirte?
  4. ¿Cómo operas, ante esas personas que te hacen temer,  con el Temor de Dios?

David debía ser enseñado en esto, antes de gobernar. Debía ser Victorioso sobre estas áreas antes de estar como Cabeza para ser visto por todos esos ojos que tomarían de él un Modelo a Seguir.

Mateo 10:28 “"No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien teman a Aquél que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.

Jesús estaba preparando sus discípulos para enviarlos, y para cuando él ya no estuviera; les estaba adelantando por lo que pasarían, los peligros que encontrarían y aún que muchos serían buscados para ser muertos a causa de la Verdad. Él podría haberles engañado que nada les pasaría, podría haber escondido esto de ellos, y de nosotros, pero solo en la Verdad encontraremos nuestra Fuerza. Solo conociéndola afrontaremos los peligros.

  • ·         No son las  fortalezas ni los desiertos, que nos esconderán de Satanás, tampoco el  escoger no hacerlo evitará la muerte.

La muerte llega por una u otra causa.
Pero si debiera venir por la Verdad no debemos temer a quienes quieran hacernos mal, solo nuestro cuerpo pueden tocar, pero no tienen autoridad sobre el destino eterno para nuestra alma.
¡Pero Dios nos dice que él es quien nos pone en su lugar seguro!
¡Él es quien nos pone o no, en la mira del enemigo!
 ¡No es con el enemigo que debemos negociar ni tranzar, sino que debemos permanecer en el lugar desierto!
  • Debemos permanecer más solos con Dios para fortalecer nuestra CONFIANZA en él, al punto de no temer a la muerte, a los hombres, sean quienes sean, al punto de saber ser mansos y someterle a Dios nuestras posibilidades, nuestras fuerzas, nuestras capacidades, para defendernos, y permitir que sea él nuestro Defensor, nuestra Fortaleza, nuestro Refugio, y hagamos lo que él nos pidió:  Confiar en él completa y perfectamente.

David fue perfeccionado en todos aquellos desiertos!
David aprendió que no fueron esos numerosos desiertos su seguridad sino el Dios de los desiertos.
David reconoció que temía más al hombre, que a Dios, en esos desiertos.
David aprendió que es Dios quien te pone en las manos de quien busca tu vida diariamente, o te salva aun estando tu enemigo enfrente de ti. Aleluya!
  • A causa del temor a Saúl,  David se quedó a vivir en el desierto.

El temor incorrecto nos puede hacer vivir en el Desierto.
·        Pero el temor de Dios nos hace vivir, con el Dios en los desiertos.
 La motivación de buscar estar solos con Dios no debe ser por causa del temor a los que te buscan para matarte, sino de entregarte a él más aún, antes que la muerte te alcance.

EL apóstol Pablo, aprendió en sus desiertos que hay una recompensa de entregarse por completo a Dios,  de morir totalmente a uno mismo, de poner toda su confianza en él!
¿Cuál es la recompensa? ¡Tener a Cristo de tu parte!

¿Quién está buscando tu vida? La muerte, la tentación, tus viejos amigos, los Saúles,
 No temas nada podrán hacerte si está Cristo contigo.
Entrégate a Él, muere en su Presencia y vivirás para Siempre!
Dios te bendiga!
Pastora Sara Olguín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

gracias por tu comentario, ¡Dios te Bendiga!